Cuando estaba en la primaria, tenía dos mejores amigas con las que siempre compartía. Un día después de clases fuimos a casa de una de ellas y estábamos hablando en la cocina mientras preparábamos algo para comer. Ella, la dueña de la casa no era de una familia muy apegada a la fe; mi otra amiga y yo sí lo éramos, razón por la que le hablábamos mucho de Dios, tratando de persuadirla a creer en Él e ir a la iglesia. Ese día, aunque no recuerdo completamente nuestra conversación, sí recuerdo haberle dicho “Dios tiene un propósito para cada vida”. Ella de inmediato me miró a los ojos y me preguntó: “¿Cuál es tu propósito?”. Obviamente yo no tenía una respuesta en ese momento. Este tipo de preguntas son bastantes difíciles de contestar, especialmente para un niño o un adolescente. Cuando no hay un fundamento claro para resolver estas dudas a una temprana edad, crecemos con un vacío y le damos riendas a las circunstancias que nos rodean para tratar de encontrar una respuesta.

Uno de los mayores inconvenientes en todo esto es que crecemos con la idea de descubrir quiénes somos, basados en los estándares que nos ha dado la sociedad. La Real Academia Española define sociedad como una “agrupación natural o pactada de personas, organizada para cooperar en la consecución de determinados fines”. En otras palabras, una sociedad se basa en los estándares y normas que hemos creado para vivir.

Durante mucho tiempo, la sociedad nos ha dicho las cosas que son aceptables y las que no; nos ha dado estándares de belleza, éxito y perfección. Incluso, ha llegado a manipular y malinterpretar lo que significa vivir conforme a la voluntad del Señor, y ha querido encasillar a Dios en la religiosidad, tratando de alejar al hombre del Creador para invitarnos a “descubrir” la vida tal como si no hubiera alguien superior a nosotros, que nos puso en este lugar. La sociedad ha sido un juguete que el enemigo de nuestras almas ha utilizado para confundirnos y distraernos de la voluntad de Dios.

Si te gustaría seguir leyendo y conocer cómo descubrir tu propósito te invitamos a leer “Encontrando el camino” de Edyah Barragan.

 

C O N T A C T O

¿Te gustaría publicarte con nosotros?

Envíanos un mensaje por correo a mercadotecnia@disariel.mx

Oficina: (55) 5132 5500 Ext 136

Síguenos en 

  • Revista Crece
Todos los derechos reservados 2020. Distribuidora Ariel SA de CV.